Orgullo

José Sánchez Maldonado, consejero de Empleo, Empresa y Comercio. Junta de Andalucía
18 de noviembre de 2015

Orlando J. GarcíaRecibí recientemente la invitación de Carlos de Mesa de sumarme a la iniciativa ciudadana para apoyar el XXV Aniversario de la Orquesta Filarmónica de Málaga, y poco tuve que reflexionar. Si hay una palabra que me inspira la OFM es la que encabeza este artículo, orgullo de sentirme parte de Málaga y de que la ciudad esté a la altura internacional que merece con instituciones como la Orquesta Filarmónica.

No todo ha sido fácil, ni será fácil, bien lo saben sus responsables, sus músicos y la propia Agrupación Ciudadana Homenaje a la OFM. Tampoco fue un camino fácil para personas que todos tenemos en la memoria, como el alcalde Pedro Aparicio, que tanto luchó por la orquesta filarmónica cuando el sinfonismo en el sur de Europa era una lucha de unos pocos. La invitación me ha traído el recuerdo de aquel convenio que arrancó a la Junta de Andalucía para que Málaga no se quedara atrás frente a otras ciudades.

Gracias a este convenio y al consorcio que dio lugar, la Orquesta vino para quedarse y fue escalando peldaños año tras año en el ámbito nacional e internacional, con las giras europeas que le han llevado a pelear en las plazas internacionales más difíciles. Hoy, la grabación de Auschwitz del maestro Orlando Jacinto García, que realizó la OFM, es candidata a un Grammy latino en la categoría de música clásica contemporánea, lo que es un exponente claro de que Málaga está en boca de un evento internacional gracias a su Orquesta. Y esa es una inversión que multiplica por mil su rentabilidad para la ciudad en beneficios indirectos. Orgullo, en definitiva, de contar con la Filarmónica de Málaga.

Quiero, por último, felicitar también a la Agrupación Ciudadana. La raíz de la Orquesta está en el impulso ciudadano que comandó en 1945 el maestro Pedro Gutiérrez Lapuente, y hoy sigue siendo la iniciativa de la ciudadanía la que impulsa, al margen de partidos o etiquetas políticas, este XXV Aniversario. Y esta iniciativa es la que debe llevarnos a las instituciones a entendernos, a dialogar, y a apoyar proyectos como la OFM que deben estar al margen de colores políticos. Nos dan, una vez más, una lección de ilusión y de entrega para avanzar.